Cómo conseguir el equilibrio familiar y bloguero

¿Como organizarse cuando tenemos hijos y llevamos un blog? ¡Esa es la gran cuestión! Si eres mamá bloguera seguro que sabes a lo que me refiero.

Y las mamás blogueras están subiendo como la espuma. Es que queremos comernos el mundo y contarles a todos lo que sentimos, compartir lo que hacemos.

Así que mami, si quieres tener tu propio blog, te animo a hacerlo. Pero ojo, tiene muuuucho trabajo, y no solo por tener que mantenerlo, sino porque tenemos unas criaturitas que necesitan mucho más de nuestra atención.

Como encontrar el equilibrio familiar y bloguero

Mi primer blog lo abrí cuando mi hija tenía 6 meses, y no sabía nada de blogger, pero nada. Así que aprendí sola, con mi hija en un brazo y con el portátil en el otro.

Con muy poco tiempo pero con muchas ganas, saqué el blog adelante, y en el poco tiempo que tenía o que tengo aprovechaba para escribir, para ordenar la plantilla, para modificar el diseño, para actualizar...y todo en los brazos, con su teti, durante la siesta o en cualquier pequeño momento.

Luego que el blog pasó por el  ojo crítico, las actualizaciones no tenían fin, ¡cuantas más mejor! Y hay que reconocer que hasta engancha.

Y muchas veces en estas pequeñas dosis de "blogerismo", mi hija requería un poco más de mi atención, pero estaba tan metida en terminar pronto lo que estaba haciendo, que la verdad es que lo único que conseguía era un momento de frustración. Nada positivo.

Hoy llevo este blog, que me lo tomo mucho más en serio, y que hoy en día no requiere mucho "trabajo" compartido. Mi hija por la mañana está en la guardería, y esas 4 horas por la mañana están dedicadas al blog, a mis cursos, a aprender, a mi proyecto y a cualquier actividad que me signifique un crecimiento personal y profesional en mi.

Y por la tarde, dedicada al juego y la crianza de mi hija. Aún así, cuando me queda algo pendiente por la mañana ¡o sólo por curiosidad!, muchas veces he vuelto a encender el computador por la tarde, y también muchas veces la cosa no ha terminado bien.

Entonces:
¿que hacer para encontrar el equilibrio? 
¿Como hacer para que las mañanas o tardes de blogger e hijos no sean un caos? 
¿Cómo conseguir no caer en la frustración del momento y no llevarnos adelante un mal día, un mal día para nuestros hijos? 

Te cuento 7 maneras que hoy por hoy utilizo para llevar un blog y criar a mi hija:

1.- Elije el momento: Busca la parte del día donde trabajar sea más productivo. Un blog requiere mucho trabajo y tiempo, pero también los hijos. Así que a lo largo del día aprovecha esas horas o minutos donde ese tiempo es para ti; la realización personal es muy importante y buscar el equilibrio también. Cuando mi hija era más pequeña mis momentos eran: Siesta en mis brazos + teta y noches una vez que ella ya estaba durmiendo. Ahora lo son las mañanas, y algunos minutos de la noche.

2.- Tiempo fuera: Es inevitable no revisar el correo o actualizar tu blog, o ver cuántas visitas lleva hasta ese momento. ¡Pero se fuerte!, un minuto más no pasará nada. Al igual que buscar ese momento para escribir tu post (que además escribir puede llevar días frente al pc sin saber como empezar), decide cuál es el momento de tiempo fuera. Para mi, sagrado desde que voy a buscar a mi hija de la guarde, porque es el momento de reencontrarme con ella, me acompaña en el almuerzo y hablamos de cómo le fue en el día, hasta después de la siesta porque yo también aprovecho de descansar o de hacer yoga.

3.- También hay treguas: ¡No todo puede ser blanco y negro! Dependiende de la edad de los niños y por supuesto de cada uno, responderán de cierta manera cuando tu estás haciendo algo que precisamente no es estar mirándolos o acompañándolos como ellos necesitan o quieren. Si por alguna razón o en esos momentos de Tregua necesitas ver tu correo o escribir algo aunque sea un poco de tu siguiente post, busca ese estado de calma y empatía si tu hijo llega a ti, como hace mi hija, se sube a mi espalda, se encarama sobre mi cabeza y se vuelve a bajar, buscando mi atención. Recuerda ¡es sólo un momento de tregua! ...

4.- Se honest@ con tu hij@: ...y explícale que mamá/papá está trabajando, que sólo te de 2 minutos más y ya volverás con el/la. Y finalmente cumple, ellos lo agradecen. Eso lo he comprobado, y cuando mi hija me ha esperado, cuando ha tenido paciencia le he agradecido por ello, por ser comprensiva, y sobretodo por esperarme en algo que a lo mejor podría haber hecho un par de horas más cuando llegara mi marido a casa. 

5.- Inclúyelos: ¡Ellos son el mejor modelo! Más que mal seguramente has abierto tu blog por compartir temas que han surgido con ellos, con su nacimiento, con su crianza o con tu despertar como madre y mujer. Pues en las cosas que puedas hazles partícipes, sacándoles fotos, editando con ellos, ¡o que sean tus ayudantes en organización! Se sentirán parte importante del trabajo que tú estás haciendo y comprenderán mejor cuando les tengas que pedir "un segundo más".

6.- ¡No todo el día con las app!: Prácticamente es lo mismo si estás en la calle y con tu smartphone. Vuelve a las agendas de escribir si es posible; lleva contigo siempre una libretita y boli, así anotarás aquella idea que surgió de repente ¡y que llevarás a cabo en tu momento! Si te acordaste de que tenías que ver una página, anótalo, no enciendas tu móvil, todo a su debido tiempo.

7.- ¡Escribe todo!: Cuando estés en "tu momento" ¡que no se te olvide tu libreta! tendrás que anotar y transferir a tu blog todo aquello que apareció y que no pudiste hacer. Y si estás en tu día y la inspiración llega a ti, aprovecha cada minuto, ¡escribe 4 entradas o 10!, porque sabrás que luego vendrán momentos de vacas flacas. Podrás tirar de esas entradas a medio hacer para tener material para actualizar tu blog.

Seguro que me queda mucho por aprender, pero es lo que hasta ahora me han podido ayudar sin tener que caer tantas veces en desesperación.

¡Espero que te haya podido ayudar en algo! Muchos besos



0 comentarios:

Publicar un comentario

Blogger templates

 

Google Friend

Datos personales

Mi foto

Quiero darte a conocer, a través de esa conexión que tienes con tu bebe y contigo misma, la fuerza que tienes y que te puede llevar a grandes cosas; darte el impulso que necesitas para conseguir o por lo menos iniciar ese sueño, esa idea, ese proyecto que ha nacido como por arte de magia justo después de haber experimentado el nacimiento de tu bebe