Postparto: Aprovéchalo al máximo

¿Estás ahora mismo en tu período de postparto? ¿Está siendo un poco complejo?

No es una etapa fácil, y no es sólo porque hay un bebé en casa, sino porque químicamente estás pasando por una situación que pasan todas las mujeres. Tienes ahora mismo un cóctel de hormonas increíbles (prolactica, oxitocina, etc), y que se irán ajustando a medida que pasa el tiempo.

La oxitocina, la llamada hormona del amor, está muy presente ahora mismo, sobretodo cuando das el pecho a tu hijo. Es una hormona que hace que estés feliz, que tengas más empatía, que quieras estar más sociable. 

Pero te habrás dado cuenta que eso no quita el hecho que sientes mucho cansancio, que sientas agobios en casa, contigo misma, que no encuentras tu lugar. Y es normal, has pasado por una situación muy fuerte, no sólo físicamente sino que emocionalmente. Muchas mujeres durante la experiencia de su parto, y su postparto se replantean muchas situaciones con respecto a su vida, a su familia, a su madre. Descubren una especie de "oscuridad" que no se habían percatado que existía hasta ese momento.

Y a pesar de esta dicotomía, creo fielmente que todo depende con qué cristal se mire. Te invito a que reviertas la situación lo máximo posible, con lo que esté a tu alcance para que disfrutes completamente de tu puerperio. 

Creo que es tiempo que dejemos claro que las mujeres "no estamos locas en esta fase", pero también es tiempo que las mujeres nos "empoderemos de esta linda fase", que no la veamos como algo negro y feo, sino como algo enriquecedor en todos los aspectos. Te darás cuenta que es una etapa muy cansadora, de mucho esfuerzo, pero que al final todo vale la pena.¡Ya me gustaría volver a mi puerperio!

¿Te cuento una historia?

Cuando mi hija tenía 3 meses estaba un poco resfriada, así que vomitaba mocos, y por supuesto leche. Estábamos en casa las dos, solas, y específicamente estábamos en nuestro nidito, en la cama familiar. La tenía en pleno proceso de cambio de pañal, y justo en el momento que la cojo, vomita sobre mi. Alcanzó mi pelo, mi ropa, la cama (las sábanas), y el suelo (¡imagínate la situación). 

En ese momento ya estaba desbordada ¿que hago primero? ¿que limpio primero? Pero lo peor de todo es que en medio de todo ese caos, al dejarla en la cama, se hace caca (¡y ya sabes como son las cacas de los bebés!). Así que qué más sucia ¿la cama, ella, yo o el suelo?

Nunca me voy a olvidar de ese día. De hecho tengo fotos, porque sucedieron tantas cosas a la vez, y no había nadie para ayudarme, que finalmente me dio risa porque parecía de película, y tuve que inmortalizarlo (¡no todo el desorden!, solo mi hija y yo mirando a la cámara).

Sé por lo que estás pasando, sé lo abrumador que puede parecer todo. Pero te puedo asegurar que todo puede ir a mejor siempre, en estos momentos, y más adelante. Ten paciencia y confía en ti misma.

Recuerda que la idea es que no desanimes, de que no pierdas la ilusión por nada. En este momento lo más importante es tu hijo, es ese lazo que comenzó desde hace muchos meses atrás, que se reafirmó en el momento que lo tuviste en brazos y que sigue creciendo ahora mismo.

Pero, por la nueva situación que estas viviendo es posible que haya un "poco de desorden" alrededor tuyo. Y eso, te puede alejar primero, de disfrutar plenamente de la maternidad, y luego alejarte de tus propósitos de vida, o tus sueños.
Conecta con tu bebe

 Si te sientes así, te dejo algunos consejos para que le saques partido a este proceso. Verás con el tiempo que son muy útiles:

  • Prioriza tu tiempo que es estar con tu hijo. Y cuando digo esto me refiero a estar siempre con el, mirándolo, viendo como se mueve, sus caras, sus gestos. Llegarás a conocerlo tan bien que podrás adelantarte a situaciones como hambre, frío, pañal sucio, dolor de barriga. Esto te evitará situaciones en las que no sabes qué le sucede y porqué llora tanto.
  • Olvídate de que hay que lavar los platos, cocinar, barrer. Este tiempo de post-parto tu única preocupación deberían ser:
    • dar de mamar
    • descansar
    • y re-establecerte para seguir disponible para maternar
  • Ahora son 3, así que busca un "acuerdo" con tu pareja para que el punto anterior se pueda cumplir. Esa es la mejor manera de que la pareja ayude con lo que está a su alcance, ese es su trabajo, de Duolo.
  • Recuerdo la frase "descansa cuando el bebe duerma". Pero eso nunca fue posible, dormía súper poco, con su teti enganchada. El descanso la verdad es que es poco, pero hay otro descanso que debemos cultivar, y es el de la mente:
    • Cuando estés dando el pecho, trata de descansar, de "soñar", de imaginar. Recuerda tener tu libretilla al lado para luego anotar aquello que pasó por ahí.
    • Date unas duchas que siempre viene bien estar bajo el agua. Se puede hacer con un bebe. Existen unos portabebés llamados Tonga, y que los hay de un material que puedes meter en el agua (recuerda que te aconsejen bien sobre el portabebés y la edad de tu bebe).
  • Te aconsejo que tengas un par de libros relacionados con la maternidad, crianza, lactancia, etc. a la mano siempre para leer (¡aquí los ebook son la salvación!). Te aconsejo a ciegas La crianza feliz de Rosa Jové. Reafirmará lo que estás sintiendo,reafirmará tu postura a cómo estás criando, y te dará muchos ejemplos y consejos por lo que estás pasando ahora mismo.
  • Busca en tu zona una comunidad de madre, un "grupo de crianza". Te darás cuenta que todas están pasando por lo mismo, incluso a veces peor. Valorarás por lo que estás pasando. Podrás desahogarte y hacer nuevas amistades con mujeres que hablan tu mismo idioma.

Seguro que a medida que pasa el tiempo te irás adaptando. Sólo quiero asegurarme que te quedes con esta frase: Confía en ti misma, en tu cuerpo, en tu sabiduría como mujer, como madre.

Y confía en tu hij@. Él/la sabrá comunicarte lo que pasa si lo escuchas en silencio.
MumSlowCreative





0 comentarios:

Publicar un comentario

Blogger templates

 

Google Friend

Datos personales

Mi foto

Quiero darte a conocer, a través de esa conexión que tienes con tu bebe y contigo misma, la fuerza que tienes y que te puede llevar a grandes cosas; darte el impulso que necesitas para conseguir o por lo menos iniciar ese sueño, esa idea, ese proyecto que ha nacido como por arte de magia justo después de haber experimentado el nacimiento de tu bebe