#MSCConcilia: Jessica de Mamá es una Friki

testimonio conciliacion mama es una friki


Cuando Pame contactó conmigo para proponerme que escribiera mi punto de vista sobre la conciliación, me pareció que sería muy sencillo hablar sobre el tema y acepté sin dudarlo. Pero la verdad es que llevo unos días pensando mucho en cómo abordarlo y ya no me parece tan sencillo.

Supongo que hay tantas formas de conciliar como familias Y en nuestro caso, mi opinión varía un poco dependiendo de lo agobiada que esté. En un día malo te puedo decir que eso de conciliar es un timo, que no hay manera de hacerlo, que en realidad siempre estás renunciando a algo porque, sencillamente el día sólo tiene 24 horas y tienes que repartirlas entre tus hijxs, tu trabajo, las tareas del hogar, tu pareja, contigo misma… Pero en un día bueno (que afortunadamente son la mayoría) te puedo decir que es tan sencillo como hacer malabares ;)

En mi caso, el nacimiento de mi hijo supuso un gran cambio en mi forma de entender el mundo. Lo que impulsó la decisión de cambiar mi forma de ganarme la vida. Ya sé que, en estos tiempos, suena un poco loco dejar el trabajo y emprender un nuevo negocio durante las siestas de un bebé. Pero era lo que mi instinto me pedía y, afortunadamente, papá estuvo de acuerdo conmigo. Le estoy muy agradecida por lo que se esfuerza trabajando fuera de casa para que yo pueda acompañar a nuestro pequeño en sus primeros años.

No te voy a mentir, hay mucho que hacer antes de que un negocio ruede y admito que, ahora mismo nuestra economía está algo apretada. Pero, para mi, no hay dinero en el mundo que compense el haber tenido a Daniel conmigo durante sus primeros 18 meses. E incluso ahora que pasa 3 horas al día en una guardería, es un lujo poder estar tan presente en su día a día.

Nuestra rutina es un poco loca. Papá trabaja por turnos y hay semanas en las que el horario no coincide muy bien con el del peque. Aunque esas semanas hago algo de trampa y permito que la siesta se alargue un poco para que aguante despierto y pueda ver a papá antes de irse a dormir. Si, ya sé que eso hace que se levante más tarde por la mañana y yo tenga que correr para llegar a tiempo en la guardería. Pero se compensa al ver como la cara de Daniel se ilumina cuando su padre llega a casa y escuchar sus risas mientras juegan un rato juntos.

Para ahorrar desplazamientos, he trasladado mi oficina a una biblioteca que hay muy cerca de la guardería. Es un poco cansado ir a la carrera con el peque en el portabebés y el portátil dentro de la bolsa de pañales. Pero es que si no es así, no me da el día para todo.

Por semana, recojo al peque en la guarde, si no llueve pasamos un rato en el parque, se suele dormir apoyado en mi espalda de camino a casa, en donde (si hay suerte) sigue durmiendo y yo como terminando lo que me queda pendiente del trabajo. Y si no hay suerte… pues asumo que ese día algo se tiene que quedar a medias.

Cuando despierta, merendamos e intento integrarlo en el día a día de la casa. Así que si hay que barrer, una escoba para cada uno, si hay que pasar el polvo, un plumero también para él y si toca tender… intentar distraerlo con las pinzas para que no me tire la ropa por la ventana jejejej Esto hace que todooooooo sea mucho más lento y que luego tenga que llegar papá a repasar lo que no me dio tiempo. Pero creo que es importante que vaya entendiendo, a modo de juego, que todas esas cosas hay que hacerlas. Y me da la sensación que si se despierta y está todo recogido va a pensar que se hacen por arte de magia. Además, para esas tareas no hace falta concentración y para mantener el blog si.

Algo que me ayuda mucho, aunque no siempre lo consigo, es levantarme un par de horas antes que el resto de la familia. Antes era totalmente noctambula, pero después de todo el día con el peque, no me quedaban fuerzas para concentrarme en el trabajo, así que intento cambiar el ritmo. Intento acostarme en cuanto se duerme, me levanto casi descansada, desayuno con calma, organizo el día e intento dejar avanzado lo importante. Cuando lo consigo es un descanso llegar a la tarde y poder dedicarme a jugar o pasear con el peque. Y cuando no lo consigo, pues una visita a la abuela que siempre esta encantada de jugar un rato con el peque y darme un poco de tiempo extra ;)

Ahora que he puesto por escrito nuestra rutina, me he dado cuenta de que más que una conciliación, lo nuestro es una maratón. Siempre con cosas que hacer y de las que estar pendiente. No sé si se puede llegar realmente a conciliar de una forma optima. Los peques nos necesitan tanto, que a veces me entran dudas sobre si lo estamos consiguiendo. Supongo que al final se trata de encontrar un equilibrio y, en ese sentido, nosotros lo hacemos lo mejor que podemos y sabemos con los recursos que tenemos. A veces es duro y hay noches en las que juraría que en vez de dormir, me desmayo al tocar la cama. Pero, la verdad es que me desmayo muy feliz de tener la familia que tengo.

entrevista a jessica de mamá es una friki
Jessica y su peque

Quiero decirte Jessica y a todas las mamis y papis que mucha fuerza. Tu historia (ya te lo dije!) me recuerda mucho a mi día a día. Y si, es una maratón, es lo que hay en este momento!! Pero no por ello no vamos a intentar mejorar el mundo, paso a paso. Sé que haces todo lo que puedes.

¡Muchas gracias por todo!



0 comentarios:

Publicar un comentario

Blogger templates

 

Google Friend

Datos personales

Mi foto

Quiero darte a conocer, a través de esa conexión que tienes con tu bebe y contigo misma, la fuerza que tienes y que te puede llevar a grandes cosas; darte el impulso que necesitas para conseguir o por lo menos iniciar ese sueño, esa idea, ese proyecto que ha nacido como por arte de magia justo después de haber experimentado el nacimiento de tu bebe